'

Hisopos

Existen una serie de mitos alrededor de los hisopos, ya que por un lado, se dice que son ideales para la limpieza de los conductos auditivos, pero por otro se han documentado investigaciones en las que los resultados arrojan que si no se utilizan de la manera correcta, podrían causar problemas serios en esta parte del cuerpo.

No obstante, estos pequeños bastoncillos con punta de algodón no sólo sirven para quitar el cerumen acumulado en los oídos, sino que tienen un gran número de aplicaciones dentro del mundo de la medicina, la biología, la química y en cualquier tipo de laboratorio donde se realicen investigaciones.

En ESC Representaciones somos especialistas en la distribución de materiales de limpieza y protección, pero también tenemos productos estériles que se pueden utilizar dentro de diversos ámbitos e industrias, uno de ellos es precisamente el hisopo, que tenemos en las siguientes variedades: de punta de algodón, de punta de espuma, de madera y un modelo especial para la recolección de muestras.

Nuestra empresa se caracteriza por estar altamente comprometida con todos nuestros socios, por lo que buscamos proporcionarles constantemente información de calidad acerca de los productos que ofrecemos, en ese sentido, en este artículo explicaremos los usos que se le pueden dar a estos pequeños instrumentos comúnmente conocidos como “cotonetes”.

Empecemos con un dato curioso, se trata de una de esas situaciones en las que la marca rebasó al producto, y en el ideario colectivo se le empieza a conocer a dicho artículo más con el nombre de la empresa que lo fabrica, que por su denominación real; este es el caso de los hisopos, pues la empresa Johnson & Johnson lanzó estos productos con el nombre registrado de “Cotonetes”, por lo que mucha gente en la actualidad cree que así se llaman en realidad estos pequeños y sencillos instrumentos.

Sigamos con los usos, el hisopo fue creado con el objetivo de que los médicos, bacteriólogos o cualquier investigador que se dedique al área de las ciencias duras, pudiera recoger muestras de saliva o todo tipo de sustancia, con el fin de analizarlas para ciertos estudios. La principal ventaja de este tipo de productos es que su punta de algodón permite que dichas muestras permanezcan en perfectas condiciones, sin el peligro de contaminarse con otro tipo de sustancias, bacterias, polvo o agentes infecciosos.

Es muy común ver en películas o programas de televisión que tratan la temática de policías o investigaciones criminales, que los agentes judiciales analizan la escena del crimen con detenimiento, toman fotografías, recogen todas posibles pruebas, pasan una luz ultravioleta por todos los rincones para buscar cualquier rastros de líquidos y, finalmente, recogen ciertas sustancias con un hisopo. Parece mentira todo lo que se puede hacer con una herramienta tan sencilla y pequeña.

Pero no sólo se trata de recoger muestras, sino que los hisopos también tienen usos en la aplicación de líquidos, por ejemplo, cuando un médico o enfermera necesita poner alcohol sobre una superficie pequeña de la piel, lo puede hacer con un hisopo, pues el algodón absorbente evita derrames, además de que es más fácil delimitar una zona con ellos.

Un ejemplo más tiene que ver con el mundo de los productos de belleza, cuando una mujer se pinta las uñas, muchas veces el barniz se sale del perímetro de esta zona formada por queratina, lo que hace que los dedos se manchen, un buen consejo para limpiarlos sin despintar las uñas es poner acetona en un hisopo y moverlo con cuidado alrededor del dedo pintado por accidente.

Finalmente, uno de los usos más comunes de los hisopos es el de la limpieza, por lo regular se utilizan para remover el cerumen que se forma dentro de los oídos, pero gracias a su pequeño tamaño, los cotonetes pueden llegar a otras partes difíciles de limpiar, como lo es el teclado de la computadora, una herramienta tecnológica que necesita de muchos cuidados.

Por otro lado, también se pueden limpiar las ranuras de los teléfonos, el control de la televisión, cuadros, marcos de espejos o fotografías, las pequeñas estatuas que se usan para adornar las casas, el mouse de la computadora, los orificios que permiten la ventilación de las secadoras para cabello (que pueden acumular mucho polvo) y, finalmente, todo tipo de frascos, para los cuales los zacates comunes son inaccesibles.

Ahora bien, durante mucho tiempo se ha creído que la razón de ser de los también llamados bastoncillos es la de limpiar el interior de los oídos, de hecho, este es el uso más común que le dan las personas que no tienen nada que ver con laboratorios de investigación, lamentablemente es un error muy común que tiene consecuencias para la salud.

Cualquier cosa que sea introducida dentro de los oídos, incluso los hisopos, puede empujar el cerumen hacia el interior, haciendo que se acumule y que se tape el conducto auditivo. Si se va a utilizar este utensilio, lo mejor es que sea en la parte externa del oído, pero jamás adentro, ni siquiera es necesario, porque el cerumen se cae solo, nos demos cuenta o no.

Ya que sabes algo más acerca de los hisopos, te invitamos a revisar nuestros catálogos en línea, donde encontrarás este y muchos más productos a precio de mayoreo. ESC Representaciones es una empresa que se dedica a la distribución de artículos de la más alta calidad, para que tu empresa esté equipada con materiales de la más alta calidad.

2014 © ESC Representaciones S de RL