La manera correcta de colocarse y quitarse un cubrebocas

En Blog

¡Hola! Es un placer tenerlos presentes en una entrada más de ESC Representaciones. Esta ocasión hablaremos sobre uno de los productos disponibles en nuestro catálogo, a saber, el cubrebocas.

Con más precisión, explicaremos paso a paso cómo colocar y quitar de manera correcta este aditamento, lo cual es muy importante para garantizar la efectividad en el aislamiento de los contaminantes. Sin más que agregar, demos comienzo a esta publicación que deseamos sea amena para el público lector.

Introducción:

Es innegable la  importancia del también llamado tapaboca para distintos sectores industriales e institucionales, pues gracias a él es posible inhibir la transmisión de contaminantes derivados del área bucal y las fosas nasales. Estas partes del cuerpo, aunque parezca extraño, son de las zonas donde es más probable encontrar agentes microbianos, suciedad, entre otros elementos en cierta medida perjudiciales para la salud de los demás. Por ello es importante que en procesos que requieran de medios y condiciones asépticas se use obligatoriamente el tapaboca.

Este tipo de aditamento es conocido también como mascarilla y se utiliza en diversos sectores, por ejemplo, la industria alimentaria, sin embargo, es más conocido su uso por los médicos, enfermeras, cirujanos entre otros especialistas de la salud con el fin de proteger tanto la salud de los pacientes como la de ellos mismos. ¿Cómo se consigue este objetivo? Inhibiendo la dispersión y propagación de enfermedades y contaminantes trasmitidos por medio de las partículas en el medio, el aire, los fluidos del cuerpo, etc.

Otros usos bastante conocidos son:

1) En épocas de contingencia ambiental, sobre todo en las grandes ciudades como la CDMX, donde los índices de contaminación suelen ser elevados, lo cual deriva en enfermedades, en especial, del tipo respiratorio.

2) En epidemias o brotes de enfermedad a nivel local. Con la ayuda del tapaboca es posible inhibir la transmisión de virus y bacterias, lo cual es de mucha ayuda para la higiene pública de una comunidad que busca acabar rápidamente con el problema.

A continuación, les diremos cómo colocarlo y quitarlo correctamente, para que el aislamiento de la boca y la nariz hacia el exterior, se realice con efectividad.

¿Cómo colocarlo?

  • Para empezar, deben lavarse muy bien las manos con jabón anti-bacterial. Esto debe realizarse antes de tocar el cubrebocas, el cual, debe ser nuevo y salido del empaque. Es muy importante que no tengan contacto con la mascarilla ni toquen nada después de haber lavado bien sus manos, de otra forma, habrá sido en vano el proceso de limpieza.
  • Después, deben revisar con detalle la pieza para localizar defectos. Es importante señalar que cuando se trata de una mascarilla protectora, siempre deben colocarse piezas salidas de empaques sellados, pues el objetivo de aislar el área buco-nasal no es posible con productos usados. Tomen el tapaboca con cuidado por los extremos y observen con detalle si hay agujeros, cortes, desgarramientos, errores de producción u otras anomalías que impedirían la protección. Si llegan a encontrar un producto defectuoso no se les ocurra utilizarlo, más bien deséchenlo y consigan uno en perfectas condiciones.
  • El siguiente paso es la orientación correcta de la parte superior de la pieza. Es importante este paso para que la mascarilla se amolde correctamente a los relieves de la cara. Se debe tener en cuenta que la parte superior posee un borde rígido y bastante flexible, por lo que, para su ajustamiento adecuado, debe orientarse hacia arriba antes de la colocación.
  • Muchos cubrebocas son confeccionados con un diseño estándar, en el que una parte es de color blanco mientras que la otra es de otros colores, regularmente el azul. Este diseño no es para nada arbitrario sino funcional, pues la parte blanca debe apuntar hacia la zona buco-nasal, mientras que la otra debe apuntar hacia el exterior. Revisen bien este aspecto, antes de ajustar la pieza a su cara.
  • Hay disponibles muchos tipos de mascarillas, con distintos métodos de colocación, por ejemplo: hay unos con bandas elásticas que se fijan alrededor de la cabeza y en la base del cráneo; otros usan correas o lazos de tela que necesitan amarrarse o anudarse por detrás de la cabeza; y otros cuentan con bandas elásticas que se fijan alrededor de las orejas (este último es el más común).
  • Una vez colocado el tapaboca, dependiendo del tipo, se deben realizar unos ligeros pellizcos en el borde superior de la prenda y alrededor del puente nasal. Esto tiene la finalidad de proporcionar un mejor ajustamiento.
  • Para finalizar, ajusten la mascarilla para que cubra por completo la boca de manera que quede por debajo de la barbilla su borde inferior.

¿Cómo quitarlo?

  • En necesario lavar nuevamente las manos antes de quitar el cubrebocas.
  • Cuando comience el proceso de retirado, deben tocar solamente los lazos, bandas para orejas o elásticos y no la parte frontal que podría haberse contaminado.
  • Las mascarillas sólo deben usarse una vez, es decir, son desechables, por tal motivo, una vez retirada, debe depositarse en la basura, envuelta en una bolsa. Si se trata de desperdicios médicos, debe tirarse en basureros con contenidos de riesgo biológico para evitar que otros tengan contacto con el artículo usado.
  • Una vez desechado el producto, es indispensable lavar las manos para garantizar la eliminación de los agentes contaminantes.

Esperamos que esta entrada haya sido agradable para los lectores. Por ahora, nos toca decir adiós, no sin antes invitarlos para que se mantengan al pendiente de nuestras publicaciones, donde encontrarán información útil, práctica y muy amena. Nos vemos en la próxima entrada, ¡vuelvan pronto!

Publicaciones recientes